Archive for 31 mayo 2011

¡¡¡Menuda cagada!!!

En un  vuelo
comercial, el comandante conecta el micrófono y comienza a hablar a los
pasajeros:

              – Buen día señores pasajeros,
en este exacto momento estamos a 9000 metros de altura y sobrevolando la ciudad
de… OOOHHH DIOS MIOO!!!

     Los pasajeros escuchan un grito pavoroso,
seguido de un ruido infernal…

      – NOOOOOO !!! Splitctct, splocfff ,
flackkk, bruuuuuuuooooooommmmmmm !!!!!

     Y luego un silencio que se
hace eterno…

     Segundos después, vuelve a tomar el micrófono y
riendo se disculpa:

            – Disculpen, señores pasajeros, tiré mi
bandeja y mi taza de café se me cayó encima. No quieran saber cómo quedó la
parte de adelante de mis pantalones………

      Y uno de los
pasajeros grita:

     – ¡¡Hijo
de puta………… Tendrías que ver cómo quedó la parte de atrás de los míos  
!!!……

Anuncios

Alimentación vegetariana

UNA INTRODUCCIÓN AL VEGETARIANISMO

Antes del verano, solicitasteis recibir información sobre alimentación vegetariana o acerca del vegetarianismo en general. En principio, la información debía ser enviada por la UVE (Unión Vegetariana Española), pero dado el elevado número de personas que desean recibir información sobre ello, ésta se limita a reseñar ciertos eventos, como congresos y encuentros, y a invitar a los interesados a consultar la página web de nuestra asociación.

Frente a esta situación, he decidido escribir periódicamente una circular, con el objetivo de ampliar una información que abarque aspectos más concretos de la alimentación, la salud y el estilo de vida.

El vegetarianismo no es una moda del mundo contemporáneo, sino una filosofía de vivir y de alimentarse que se remonta a tiempos muy antiguos. Fueron vegetarianos, Pitágoras, Plutarco, Hipócrates y Séneca, por citar algunos personajes de la antigüedad. También lo fueron, Leonardo da Vinci, Jean Jacques Rousseau, George Bernard Shaw, Johann Wolfgang Goethe, León Tolstoy, Mahatma Gandhi, Emmanuel Kant, Thomas Edison, Albert Einstein, y un largo etcétera. Esta práctica alimentaria está presente en todas las religiones, y por supuesto, estuvo presente entre los teósofos desde sus orígenes.

Muchas personas sienten la necesidad de cambiar hábitos alimentarios. Pero dejar de comer carne y pescado sustituyéndolos por otros productos vegetales puede crear temor a no estar bien alimentado y una dificultad a cambiar costumbres culinarias; a estos factores cabe añadir las críticas del entorno que teme que tengamos deficiencias en nuestro organismo. Los hábitos y los temores pueden representar un obstáculo en este proceso de cambio.

El vegetarianismo es una elección personal que debe ser sensata, prudente y meditada. En ningún caso es una dieta de adelgazamiento, como tampoco es un modelo nutricional cerrado y único para todos. Al contrario, es un modelo dietético para fortalecer la salud y recuperarla en caso de enfermedad o trastorno en nuestro organismo. Es un modelo flexible y variado que cada uno puede adaptar según la situación de su organismo, su buena o mala salud, su propio metabolismo, gustos y preferencias.

Dos factores son clave para llevar esta decisión a la práctica: 1) un cambio progresivo que puede durar meses, no importa el tiempo, después de haber tomado tal decisión, y 2) informarse bien, un estudio sereno e inteligente nos ayudará a aplicar de manera gradual un cambio de hábitos alimenticios beneficiosos para nuestra salud. Hoy día, por suerte, hay muchos libros escritos por especialistas en esta temática donde uno puede seleccionar aquellos que le sean más adecuados. Además, las bibliotecas públicas tienen una sección sobre dietética, nutrición y cocina realmente muy interesante.

Para empezar, podemos analizar nuestra dieta actual y ver la cantidad y variedad de productos cárnicos y de productos vegetales que comemos. A partir de este análisis, podemos ir disminuyendo la ingesta de productos cárnicos, empezando por dejar de comer cualquier tipo de embutidos y valorar mejor en nuestra dieta los cereales y las legumbres.

Una buena pauta podría ser, hacer una dieta vegetariana una vez a la semana, después hacerla dos días, a continuación tres días, y así sucesivamente, hasta llegar a una dieta vegetariana completa y óptima. Este proceso nos permitirá tener mayor seguridad en nosotros mismos, adquirir más información sobre nutrición y técnicas culinarias y también observar la adaptabilidad de nuestro propio cuerpo. Gradualmente nos acostumbraremos al sabor y a la textura de los alimentos vegetales y comprenderemos mejor su variedad y su riqueza.

Lógicamente, este cambio gradual diferirá en el tiempo en función de la mentalidad, la necesidad, la adaptación de su aparato digestivo o la percepción de un mayor bienestar.

El cambio de dieta no se circunscribe únicamente a la carne o al pescado, sino incluye ir eliminando de nuestra dieta productos tóxicos y alimentos desequilibrados: azúcares, cafés, alcohol, cereales refinados, bollería que contenga grasas de origen animal procesados industrialmente. Por poner algún ejemplo, mejor que el azúcar (refinado o sin refinar) está la miel, mejor que la miel encontramos las diferentes clases de melazas, aún mejor que éstas se encuentra el sirope de agave y el mejor edulcorante de todos es la estevia. Como sustituto del café encontramos la achicoria, el rioobos o la infusión de cereales. Si el paso del arroz refinado (blanco) al integral genera alguna dificultad, consumir arroz semiintegral durante un tiempo y después alternar éste último con el integral. También ir introduciendo en nuestra dieta otros cereales nutritivos y muy digestivos como el mijo, la quinoa y el alforfón (a veces llamado trigo sarraceno, aunque no es una variedad de trigo). Así como otras variedades de trigo como bulgur, espelta o cuscús.

En esta primera circular me he limitado a exponer, de una manera muy sucinta, algunas generalidades para animar a aquellas personas que han sentido la llamada hacia una alimentación más sana y equilibrada. Ayudarles a superar dudas y darles a entender que la alimentación vegetariana y la filosofía que la acompaña es un conjunto de conocimientos milenarios. En próximas circulares me permitiré profundizar en distintos aspectos de la nutrición.

Somos lo que comemos

http://www.publico.es/375681/nadie-necesita-ser-un-superheroe-para-comer-de-manera-responsable
El  artículo es de  ld Jonathan Safran que es de
los que piensa que “somos lo que comemos”

Yo pienso lo mismo…..

Frases preciosas sobre animales

Frases sobre animales:

La cultura de un pueblo se mide en la forma de
 tratar a sus animales” GHANDHI

“El hecho simple de que mi perro me quiere
más que yo a él constituye una realidad tan innegable que, cada vez que pienso
 en ella, me avergüenzo”. KONRAD LORENZ

“No me llaméis perro… no merezco
tan alto calificativo … no soy tan fiel, ni tan leal .. solo soy un ser humano
…”

 El dinero podrá comprarte un muy buen perro, pero
no te comprará el movimiento de su cola.

Cuando usted abandona un perro
porque ya “no le sirve”, sus hijos aprenden la lección.
Quizás hagan lo mismo
con usted cuando sea un anciano. Piénselo.

Los perros aman a sus amigos y
muerden a sus enemigos, casi al contrario de las personas, quienes son incapaces
 de amar puramente y tienden a mezclar amor y odio. SIGMUND FREUD

“Sucede
que cada vez que pierdo un perro, se lleva un pedazo de mi corazón con él. Y
cada perro que entra en mi vida me regala un trozo del suyo. Si logro vivir lo
suficiente, todas las partes de mi corazón serán de perro y llegaré a ser tan
generoso y bueno como lo son ellos”. (Alguien)

Pensamientos positivos para hoy

-No llega antes el que va mas rápido , sino aquel que sabe donde va.

-No me resigno a que cuando yo muera, siga el mundo como si yo no hubiera vivido.

-A veces cuesta mucho más eliminar un solo defecto que adquirir cieén virtudes.

-La  verdadera alegria nace de la buena conciencia.

-Mi risa es mi espada y mi alegria mi escudo.

-No busques la falta, encuentra el remedio.

-Es tu propia conciencia la que te va a recordar que es tu corazón y nadie más el que te va a juzgar.

¡¡¡Que tengas un buen día!!!

Vicente Simón: “La meditación nos protege del envejecimiento cerebral”

http://www.muyinteresante.es/vicente-simon-la-meditacion-nos-protege-del-envejecimiento-cerebral

 Una información muy interesante digna de compartirla con todos vosotros…
vicente-simonVicente Simón es
Catedrático de Psicobiología de la Universidad de Valencia. Hace una década,
mientras leía textos de filosofía oriental, decidió aprender la práctica de la
meditación. E inevitablemente se interesó por entender cómo
afectaba esa práctica a nuestro cerebro. En la actualidad es uno de los
principales expertos en la neurobiología del mindfulness o
atención plena
, una técnica basada en la meditación budista que, según
los últimos estudios científicos, puede modificar el cerebro.Pregunta. La meditación ha
irrumpido con fuerza en occidente…
Respuesta.
La verdad es que
tanto el estudio de la neurobiología cerebral como de la aplicación clínica de
mindfulness se encuentran ahora en un periodo de crecimiento explosivo.
Estamos asistiendo a un incremento exponencial del interés por estos temas, yo
creo que porque la humanidad intuye, de alguna manera, que está en riesgo real
de “autodestruirse” y busca la orientación de lo que se ha llamado desde siempre
la “sabiduría perenne”.

P: ¿Qué cambia en nuestro cerebro cuando
practicamos atención plena o mindfulness?
R:
Aunque estamos
muy lejos de comprender todo lo que pasa en el cerebro durante la práctica,
recientemente se ha publicado una investigación que arroja bastante luz sobre la
actividad cerebral en la meditación. Cuando no está ocupada
en una tarea concreta, nuestra mente tiende a implicarse en procesos narrativos,
en los que relaciona el pasado con el futuro y construye la entelequia del
“self” personal. Esta actividad se produce en redes neuronales
localizadas en las zonas mediales de la corteza prefrontal, que
son zonas con una actividad muy intensa en los humanos modernos que nos
diferencian de otras especies.

P: Demasiado ajetreo
neuronal…

R: Podríamos decir que ese ajetreado
quehacer cerebral se encuentra al servicio de la supervivencia humana. Tratamos
de construir modelos del futuro basándonos en nuestras experiencias del pasado.
Procuramos preveer lo que va a suceder, a fin de poder planificar mejor nuestra
conducta e incrementar así nuestras posibilidades de subsistir y de prosperar.
El problema es que, cuando esta función se activa demasiado, vivimos
constantemente en el futuro, siendo presas del temor o del deseo
.
Vivimos para lo que ha de pasar (que es algo ilusorio) y comenzamos a dejar de
vivir en la realidad de lo que pasa. Sin embargo, cuando dedicamos nuestra
atención a lo que está sucediendo en el momento presente, decrece la actividad
de estas zonas mediales de la corteza prefrontal y entran en juego
circuitos nerviosos situados más lateralmente en el cerebro.
Son instantes en los que, en lugar de vagar por los cerros de Úbeda, nuestra
mente se centra en lo que estamos viviendo en ese momento.

P: Y
para que todo eso se convierta en un hábito hay que entrenarse mentalmente.

R: Así es. Al entrenarnos en mindfulness,
es decir, al hacer meditación, lo que hacemos fundamentalmente es abandonar la
actividad de esa mente errante, también llamada “mente de mono”
porque nuestra mente, igual que un mono brinca de rama en rama, va
“saltando” de tema en tema. Entonces concentramos nuestra atención en lo que
está sucediendo en el presente, bien en nuestro cuerpo, bien en el mundo
exterior. Dejamos de rumiar sobre el pasado y de preocuparnos acerca del futuro.
Eso es bueno porque, en lugar de activar continuamente los circuitos de
la supervivencia, ponemos también en marcha los circuitos de la
felicidad
.

P: Entonces, ¿nuestro cerebro es
“moldeable”, puede cambiar?

R: Por supuesto. No hay
ninguna duda de que incluso el cerebro adulto posee una considerable capacidad
de adaptación. Si yo, por ejemplo, comenzara ahora a jugar al golf, o a aprender
chino, ciertas zonas de mi cerebro se modificarían para crear el sustrato
neuronal necesario para llevar a cabo esas actividades. Desde luego, serían
zonas muy diferentes en cada uno de las dos tareas y, probablemente, no llegaría
a alcanzar mucha maestría en ninguna de esas disciplinas. Respecto a la
meditación, hay un trabajo muy interesante del equipo de Sara Lazar que,
utilizando técnicas de resonancia magnética, demuestra que la práctica
de la meditación incrementa el grosor de ciertas zonas cerebrales relacionadas
con la atención, el procesamiento sensorial y la interocepción
. Otro
aspecto muy interesante de ese trabajo es que presenta indicios de que la
meditación es capaz de contrarrestar el adelgazamiento que sufren, con la edad,
ciertas zonas cerebrales. Es decir, que la meditación nos
protegería
de algunas consecuencias del envejecimiento
cerebral
.

P: ¿Y cómo ayuda el mindfulness a
combatir la depresión o la ansiedad?

R: En el caso
de la depresión, sabemos que la meditación puede disminuir la frecuencia de las
recaídas en nuevos episodios depresivos. Al parecer, esto sucede porque, al
meditar, pasamos menos tiempo dedicados a pensamientos negativos y cavilando
sobre nuestras preocupaciones. De hecho, el tratamiento y prevención del estrés
es el tema que originó, históricamente, la aplicación de mindfulness a la
práctica clínica. Fue Jon Kabat-Zinn quien utilizó una
combinación de meditación y de yoga para aliviar el sufrimiento de pacientes
crónicamente estresados, bien por razones médicas (como el dolor de espalda, el
cáncer, las cardiopatías y otras patologías crónicas),
bien por razones psicológicas, por estar sometidos a situaciones estresantes de
larga duración y padecer ansiedad, depresión o insomnio. También se ha demostrado que la
práctica de mindfulness contribuye a reducir la ansiedad, ya que activa las zonas cerebrales
responsables de la modulación del miedo.

P:
Sorprendente…

R: Y hay más. Meditar facilita la aparición de
estados de ánimo positivos, pues incrementa la actividad del hemisferio
cerebral izquierdo
. Los ejercicios de mindfulness aumentan la
capacidad de empatía y de comunicación, facilitando así las
relaciones interpersonales. También incrementa la
auto-comprensión, haciendo posible que interpretemos mejor el
sentido de la propia vida. Todos estos factores contribuyen a disminuir
el estrés
y a que nos sintamos más dueños de las situaciones que
vivimos y, en general, de nuestras vidas.

P: El próximo día 31
de octubre imparte un
seminario para profesionales de la salud en
Madrid, organizado en colaboración con el Centro Wellmind. ¿Qué va a contarle a
los asistentes?
R:
Trataré es de comunicarles mi entusiasmo por la
práctica de mindfulness y transmitirles las enormes posibilidades que
ofrece vivir la vida de una forma diferente a cómo habitualmente lo hacemos. La
práctica de mindfulness nos descubre un mundo nuevo, que no es otro que
aquel en el que ya vivimos, pero visto desde una perspectiva radicalmente
distinta. Se trata de acceder a un estado de conciencia diferente. En nuestras
vidas, la actividad turbulenta de nuestras mentes hiperactivas no nos deja
distinguir con claridad lo que es importante y lo que es accesorio y, en
general, andamos persiguiendo objetivos que nos crean todavía más problemas y
tensiones de las que ya tenemos. Al apaciguar la mente, vamos descubriendo lo
que realmente importa y acabamos intuyendo cuál es el camino que conduce a la
verdadera felicidad.

Duda de un gitanillo

-> Duda de un gitanillo
>
> Un churumbel, le
pregunta con curiosidad a su padre:
> – Pa, ¿Dió que é? ¿e nombre o
apellido?
> – Pue hijo, Dió es apellido… ¡ de toa la vida!
> – pa,
¿y cual es el nombre de Dió?
> – Pué, ¿cual va a ser? : Mecagüen
A %d blogueros les gusta esto: