En la farmacia

Dos solteronas poseen y atienden una farmacia,
que heredaron de su padre.
Un buen día entra un hombre y pide un condón
Una de ellas le entrega uno de talla 42.
No… es muy pequeño.
Entonces le da uno de talla 44.
No… éste también es muy pequeño.
Busca y rebusca y le enseña uno de talla 54.
Tampoco me sirve… Sigue siendo pequeño.
La mujer le grita a su hermana:
¡Hermenegilda!… El señor necesita un condón de una talla
mayor que la 54… ¿Qué podemos ofrecerle?…
¡Casa, comida y la mitad de la farmacia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: