Archive for 21/06/11

Arquitecturas Extraordinarias

ArchitecturesExtraordinaires

Opina tu mismo…

Por amor o por interés


Un amigo le dice al otro:
-Tú … ¿Qué piensas de las mujeres cuando practican el
sexo con nosotros?:  ¿Lo hacen por amor o por interés?.
– La mía lo hace por amor…
– ¿Cómo estás tan seguro?
– Porque lo que es interés, no pone ninguno.

Alimentación vegetariana

Confeccionada por Carlos Deltell

LA
SOJA

En pocos años la soja ha pasado de ser
algo prácticamente desconocido a ser un producto bastante cotidiano en los
supermercados. Podríamos decir que la soja se está poniendo de moda. Pero es
necesario puntualizar cierta información sobre esta legumbre.

En muchos libros que explican recetas
culinarias o que introducen información sobre productos alimenticios de
culturas asiáticas, utilizan la palabra soja para designar cualquier legumbre
de origen oriental. Soy consciente que adaptar palabras del chino o del japonés
a las lenguas occidentales no es fácil, por esta razón conviene matizar las
palabras.

En los supermercados se pueden encontrar
envases con su etiqueta correspondiente, la cual dice: soja verde. También
encontramos envases de yogur de soja, leche de soja; o bien productos de soja
como si se tratara de una variedad de queso. Incluso de variedades de soja
verde y soja roja.

Es conveniente que en nuestro idioma
utilicemos la palabra legumbre para designar aquellas plantas cuyos frutos se
crían en vainas. Y para evitar confusiones designemos judía mungo a la mal
llamada soja verde y llamemos azuki a la mal llamada soja roja. Ambas entran en
el grupo de las plantas leguminosas, cada una con sus características y
propiedades diferenciadas. Así, únicamente deberíamos llamar soja a aquella
leguminosa cuya vaina o grano es de color amarillo.

Ahora centrémonos en esta legumbre porque
a nivel alimentario da mucho juego.

La soja es una legumbre de color amarillo
originaria de China, donde se cultivaba como abono para facilitar la fijación
del nitrógeno a la tierra. Era una manera de fertilizar las tierras de cultivo.
Su utilización para consumo humano, en Oriente, no llegó hasta que no se
aplicaron técnicas de texturización y, mejor aún, de fermentación.

La soja posee un nivel de proteínas de
gran valor biológico, también es rica en grasas insaturadas y en lecitina.
Pero, como todo nutriente también tiene sus inconvenientes: contiene muchas
purinas, por lo cual está contraindicada en personas con ácido úrico; dificulta
la absorción de hierro durante la digestión; interfiere la absorción del yodo,
así está desaconsejado en personas con hipotiroidismo. Estos factores
antinutrientes se eliminan con la fermentación, pero difícilmente se
neutralizan con una simple cocción.

En Occidente, donde la moda y el
marketing muchas veces hacen estragos, se empieza a creer que la soja es un
alimento milagroso, y se hace referencia a hábitos alimenticios asiáticos,
explicados de una manera distorsionada. En Asia, se consumen productos
derivados de la soja, pero en menor cantidad de lo que creemos y este consumo
no llegó a ser generalizado hasta que no se desarrollaron técnicas de
fermentación.

Es cierto que estudios clínicos han
demostrado que los japoneses tienen tasas más bajas de cáncer especialmente en
los órganos reproductores, esta circunstancia no se debe únicamente a un
consumo de productos derivados de la soja como a veces se quiere hacer creer, sino
a una dieta más equilibrada en su conjunto: menor consumo de carne, mayor
consumo de pescado y vegetales, pocos productos enlatados o procesados al
estilo occidental y donde los productos derivados de la soja, pero fermentados,
ocupan su lugar, todo basado en una sabiduría ancestral.

Los productos derivados de la soja se
clasifican en dos grupos: los fermentados y los no fermentados. Por supuesto la
incidencia sobre la salud humana de unos y otros es diferente.

Entre los productos no fermentados tenemos:
soja texturizada, leche de soja, yogur de soja y tofu. Y entre los productos
fermentados: miso, tamari y tempe.

La fermentación produce unos beneficios
muy superiores a cualquier proceso industrial o a cualquier proceso de cocción.
El proceso de fermentación elimina buena parte de las purinas, reduce a una
tercera parte el contenido de isoflavonas y facilita la absorción del hierro.
Analicemos con más detalle cada uno de sus derivados.

Derivados
no fermentados.

La
soja texturizada
es un concentrado no fermentado,
obtenido a través de dos procesos industriales sucesivos. Primero se extrae el
aceite y la piel de la soja, después se somete el grano a una serie de procesos
de alta temperatura, presión y mezcla con determinados productos químicos hasta
conseguir un producto texturizado rico en proteínas pero con los inconvenientes
antes mencionados.

La
leche de soja
se utiliza muchas veces como
sustituto de la leche de vaca. En otros casos se utiliza por su aporte en
isoflavonas estrogénicas, capaces de ayudar a regular el equilibrio hormonal en
la menopausia, porque alivia problemas de sofocos, ansiedad, sequedad,
sudoración o depresión. Pero la moda y la falta de información hacen que se dé
a los niños y a los adolescentes leche de soja cuando presentan intolerancias a
la leche de vaca. Esto conlleva que niños y jóvenes ingieran cantidades no
deseables de isoflavonas, por lo tanto es mucho mejor utilizar leche de
cereales, de arroz, avena, cebada, o bien combinadas con algún fruto
oleaginoso, por ejemplo leche de arroz con almendras o avellanas, etc.

El
yogur de soja
presenta una fermentación
incompleta que sólo afecta a los hidratos de carbono; puede ser algo más
recomendable pero tampoco es necesario tomarlo cono una costumbre diaria.

El
tofu
es el queso fresco que se obtiene a partir
de la leche de soja cuajada y escurrida. Pese a no ser un producto fermentado,
posee menos inconvenientes, pues al desechar el suero (agua) eliminamos parte
de las sustancias que bloquean la absorción de nutrientes. Si necesitamos
incorporar isoflavonas en nuestra dieta, el tofu es mejor que la leche de soja.

Derivados
fermentados.

El
tempe
se obtiene a partir de una fermentación
completa, originariamente practicada en Indonesia. Tiene un valor nutritivo
aproximadamente al promedio de aquel que tiene la carne, un 20% de proteínas,
además posee el beneficio de una buena digestibilidad, ya que la fermentación
crea un cierto nivel de predigestión. Contiene los ocho aminoácidos esenciales.
Es más completo que las otras legumbres, pues incluso contiene un aceptable
nivel de lisina frente al bajo nivel de este aminoácido en garbanzos, lentejas
o guisantes. En cambio la metionina está en menor proporción.

También es rico en vitaminas del grupo B
especialmente B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B3 (niacina) y B12 (cobalamina),
es prácticamente el único vegetal con un nivel aceptable de esta última e
importante vitamina, la contiene en doble proporción que la leche de vaca.
Debemos mencionar su aporte en caroteno (provitamina A), ácido ascórbico
(vitamina C), y en minerales: calcio, sodio, potasio, fósforo, hierro,
magnesio, zinc, etc.

El proceso de fermentación rompe las
largas cadenas proteínicas en cadenas más cortas y más asimilables, la acción
de las enzimas o fermentos produce un incremento de la digestibilidad de las
isoflavonas, cuyo nivel es menor, se estimulan los niveles de vitaminas, reduce
las grasas, destruye algunas sustancias indeseables como el ácido fítico, que
es el que impediría la correcta absorción del calcio, hierro, zinc, entre otros
minerales. No tiene colesterol.

El
miso
es una pasta obtenida por fermentación. Es
un largo proceso que elimina sustancias antinutrientes y que desarrolla enzimas
digestivas. Ayuda a una buena digestión, impide la proliferación de ciertas
bacterias nocivas y alcaliniza la sangre, es remineralizante y reconstituyente,
especialmente para personas delicadas y convalecientes. En Japón han demostrado
que es capaz de eliminar ciertos residuos tóxicos provenientes de la
contaminación ambiental.

Se presenta solo (hatcho miso), con arroz
integral (genmai miso), con arroz blanco (kome miso), o con cebada (mugi miso).
Nunca debe hervir, simplemente se
disuelve en caldos, sopas o infusiones.

El
tamari
(en japonés, fuente de vida) se obtiene en
una larga fermentación con agua y sal, y es la parte líquida que aparece en la
fermentación del miso. Este proceso libera el ácido glutámico. Es un producto
que sustituye a la sal común en cualquier plato. Existe una variante llamada shoyu, la cual lleva una proporción de
trigo.

Al comprarlo es necesario llevar mucho
cuidado porque se venden marcas de este tipo de salsa mal fermentada, con un
proceso químico y rápido. Estas no son nada aconsejables.

Si queremos obtener sus beneficios para
la salud no debemos hervirlos, ni el tamari ni el shoyu, simplemente añadirlos
cuando los alimentos ya estén cocinados y lo dejamos reposar unos minutos.
Ahora bien, si pretendemos jugar con los sabores, podemos hervir una pequeña
cantidad disuelta junto con los alimentos, aunque se pierdan parte de sus
saludables beneficios, y al final, ya con el fuego cerrado podemos añadir una
cuchara pequeña de tamari o shoyu.

Una recomendación final, si podemos
elegir, es preferible consumir los derivados fermentados y fijarse bien en las
etiquetas para confirmar que son
productos no pasteurizados.

RECETAS
DEL MES:

TEMPE
REHOGADO

Ingredientes: tempe, cebolla, verduras
según la estación, podemos elegir entre calabaza, calabacín, col, coliflor,
bróculi, etc., tamari y aceite.

Poner un poco de aceite en una cazuela o
un wok, se añade una cebolla cortada muy fina, se tapa y se deja cocer a fuego
suave hasta que empiece a dorar. Entonces se añade el tempe cortado en lonchas
finas, con las verduras u hortalizas elegidas, cortadas a rodajas; se vuelve a
tapar y se deja aproximadamente unos 10 minutos, siempre a fuego lento.

Al cerrar el gas, añadimos hierbas
aromáticas, por ejemplo albahaca, orégano o cilantro y una cuchara de tamari o
shoyu.

Se puede acompañar de arroz o mijo, ¡y
como no! con un poco de ensalada. Opcional, podemos añadir alga wakame
previamente remojada durante 20 minutos.

TEMPE
AL VAPOR

Ponemos el tempe, una cebolla o un
puerro, con verduras de la estación en la olla al vapor, dejarlo a fuego suave
unos 20 minutos. Una vez en el plato podemos añadir almendras en láminas y una
cucharadita de tamari o shoyu.

Se acompaña de una ensalada. Opcional
algún cereal.

TEMPE
A LA PLANCHA

Hervir el tempe durante 30 minutos,
acompañado de aquellas verduras propias de cada estación. Después poner un poco
de aceite sobre la sartén y freír un instante el tempe por los dos lados con
algún condimento aromático al gusto.

Esclavitud o libertad…

Os dejo esta información curiosa cuanto menos…. pensemos un poco lo que nos dice y que cada uno saque sus propias conclusiones.

Gracias Raquel.

La luz del mundo a través de ti- la “agenda” de la oscuridad

http://www.ascensionnuevatierra.es/lista_ascension_nueva_tierra/05jun2011.asp

HOLA A TODOS , LARGO MENSAJE PERO QUE VALE LA PENA TENER LA PAZ-CIENCIA DE LEERLO Y DISCERNIR EN EL …..NOTEMOS QUE LA PRIMERA VEZ Q FUE EMITIDO FUE EN EL AÑO 2009, CABE DESTACAR LO OPORTUNO SIN EMBARGO Q ES PARA ESTE MOMENTO Y A LA VEZ CUANTAS INFINITAS REITERACIONES HEMOS TENIDO A LO LARGO DEL TIEMPO LINEAL !!!! TANTASSSS QUE YA MERECE LA PENA OBSERVAR MEJOR EN EL “AHORA”.

AL FINAL HAY UNOS ENLACES PARA VIDEOS DE GRAN INTERES….
BUEN DISCERNIMIENTO!!!! MATERIAL SUFICIENTE PARA TRABAJAR PROFUNDAMENTE …
EN EL SENDERO DE RETORNO, CON AMOR Y GRATITUD….
Gracias Raquel por tu aportación…

Y nos dieron la diez…

Y NOS DIE..

Hermosa canción de amor… la voz de Rocio bellísima ,seguirá siempre viva en nuestro recuerdo y  Sabina olé, olé y olé por este gran maestro…

Gracias Chús por compartirlo con nosotros

Confesiones de una Representante de la Industria Farmacéutica

 

http://www.youtube.com/watch?v=wIWuEAFlg1Y

Por favor leelo antes de que lo retiren …

A %d blogueros les gusta esto: