Poema, el Castillo de la Peña de Martos

EL CASTILLO DE LA PEÑA

Ruinas que emergen, enhiestas, hacia el cielo,
heridas que, ya, no sangran abrumadas de silencio,
galeón desvencijado en el mar de los olivos,
piedras que sufren silentes avatares del destino.

 

Eres peineta de Martos y en la distancia eres hito,
la luna en ti se refleja, iluminando el camino,
el viento corroe furioso tu irregular osamenta,
queriéndote arrebatar que corones nuestra Peña.

 

Cuántas veces te alcancé por escarpados caminos,
cómo solacé mi espíritu en aquel mundo distinto.
Hoy, yo quisiera volver a tus seculares piedras
y convertirme en un niño y que la edad no existiera.

Autor desconocido (aunque estoy segura que lo escribió un marteño)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: