Lágrimas para un ojo sano

picMas del 20% de los españoles sufre el síndrome del ojo seco, una dolencia que puede afectar a la visión.

Si te escuecen o se te irritan los ojos a menudo, tal vez formes parte del 20% de españoles que sufre el síndrome de ojo seco. Una dolencia que puede afectar a tu visión.
Mujerhoy.com
| 23 mar 2013

El llanto está relacionado con las emociones intensas o la irritación producida por un cuerpo extraño. Pero las lágrimas no solo son importantes cuando desbordan el ojo y expresan pena, dolor o felicidad. Siempre estamos fabricándolas, aunque no lloremos. Su función básica es tener el ojo lubricado: nutren la córnea y la protegen con sustancias antibacterianas.

En la fabricación de las lágrimas intervienen la conjuntiva (la membrana que tapiza el globo ocular y el interior de los párpados), las glándulas lagrimales y las glándulas de Meibomio. La conjuntiva produce mucina (que sirve para que se adhiera al ojo la película lagrimal y evitar que se peguen bacterias y suciedad al ojo); las glándulas lagrimales segregan el agua que compone el 99% de la lágrima; y las de Meibomio, situadas en los párpados, producen una pequeñísima cantidad de grasa. Al parpadear, la mucina se extiende por la córnea, preparándola para la hidratación que viene con la parte acuosa, y la capa de grasa evita que la lágrima se evapore demasiado rápido.

El ojo parpadea de forma habitual entre ocho y 12 veces por minuto, y cada vez que lo hace distribuye la lágrima por toda la superficie del ojo. Si nuestro ojo no produce las suficientes lágrima, si su composición no es la adecuada, o si el párpado no las distribuye con eficacia por todo el ojo, aparece el síndrome de ojo seco, que afecta a entre un seis y un 20% de la población, que motiva el 30% de las consultas oftalmológicas en España y es la principal causa de abandono en el uso de lentes de contacto. Y es que este síndrome no solo causa molestias, sino que puede llegar a alterar la vista y a dañar la superficie del ojo, provocando úlceras o infecciones en la córnea.

Este problema crónico, que se puede controlar, pero no curar, lo sufren con mayor frecuencia las mujeres. A raíz de la menopausia, aparece el tipo más “clásico” de esta dolencia, el hiposecretor, debido a una producción baja de lágrima. La doctora Margarita Calonge, catedrática del Instituto Universitario de Oftalmobiología Aplicada (IOBA) de la Universidad de Valladolid, explica que es más frecuente si se hacen terapias hormonales sustitutorias (con parches hormonales, por ejemplo), “ya que los estrógenos aumentan su incidencia”.

Diagnóstico

En España hay varios centros punteros en el estudio y tratamiento de esta dolencia. Uno de ellos es el citado IOBA, que realiza casi una decena de pruebas diferentes para un diagnóstico lo más preciso posible. También en la Universidad de A Coruña, el Grupo de Visión Artificial y Reconocimiento de Patrones (VARPA), de la Facultad de Informática, colabora con el equipo de Investigación en Optometría de la misma universidad para desarrollar un software que consiga distinguir los distintos tipos de lágrimas en función de la cantidad de grasa que hay en la película lacrimal. Esto serviría para establecer un tratamiento personalizado “por ejemplo, con la elección de qué tipo de lentillas debería utilizar la persona y el material en que deberían estar fabricadas”, explica el profesor Manuel González Penedo, director del grupo de investigación.

Este grupo trabaja también en el análisis del tiempo que tarda la película lacrimal en romperse. Precisamente una de las pruebas diagnósticas más habituales es el análisis de BUT, que consiste en utilizar distintos colorantes y establecer el tiempo de ruptura de esa película. Ambas investigaciones están ya muy avanzadas, “el sistema para analizar el tiempo de ruptura está ya terminado y en proceso de validación”, indica González Penedo. El mayor problema para la continuidad de esta investigación es que el proyecto que la financia termina este año y los recortes en innovación pueden impedir que llegue a término.

En una sociedad en la que estamos buena parte del día mirando el monitor del ordenador, la televisión, el móvil, la tableta o la consola de videojuegos, ¿qué papel juegan estas pantallas en la salud de nuestra vista? Aunque la tendencia general se inclina a demonizar sus efectos sobre nuestros sufridos ojos, lo cierto es que los expertos no se ponen de acuerdo. El último congreso de la Sociedad Española de Oftalmología analizó diversos estudios y llegó a la conclusión de que el uso frecuente de pantallas electrónicas puede ocasionar o agravar el ojo seco, pero la doctora Margarita Calonge no se muestra tan pesimista y apunta que los ordenadores actuales tienen buenas pantallas, “pero tiene que estar colocado a una altura no superior a los ojos, para que no tengamos que abrir en exceso los párpados, y conviene hacer descansos mientras las estemos usando”, puntualiza.

Más humedad

El tratamiento para combatir esta dolencia depende del grado en que se sufra, aunque un estudio publicado en la revista Investigative Ophthalmology and Visual Sciences apunta que una medida tan sencilla como beber más sirve para mejorar la hidratación del ojo. Uno de los mayores problemas para su tratamiento radica en el hecho de que los pacientes no suelen ser conscientes de que la padecen.

La dra. Calonge explica que, en general, se recurre al uso de lágrimas artificiales y lubricantes, aunque “dejar de tomar fármacos innecesarios [algunos reducen la secreción lagrimal] e intentar que el paciente viva en un ambiente más húmedo también son medidas importantes. El aumento de humedad hace que la lágrima se evapore menos”, añade Calonge. Otra medida que suele funcionar bien es limpiar el borde del párpado, para evitar que se obstruyan las glándulas productoras de grasa.

En los casos en los que los colirios clásicos no resultan eficaces, se puede recurrir al colirio autólogo, que se elabora a partir del plasma sanguíneo del paciente. Permite un tratamiento personalizado, con la ventaja de que no hay riesgo de rechazo o alergia. Es útil en aquellos casos graves en que hay déficit de la capa de mucina.

En otras ocasiones, cuando las lágrimas artificiales o las pomadas lubricantes no palian la sequedad ocular, existe la opción de bloquear el canal a través del que las lágrimas fluyen hacia la nariz. Se inserta un pequeño tapón de silicona que evita que la lágrima se evapore demasiado rápido, ya que hace que permanezca en el ojo más tiempo y no se deslice hasta la nariz.

¿Cuándo debo ir al médico?

Las molestias esporádicas no son preocupantes, pero sí conviene consultar con el especialista cuando sentimos durante un tiempo estos síntomas:
•Escozor, picor, enrojecimiento, irritación, sequedad o ardor en los ojos.
•Fotofobia.
•Mala calidad visual.
•Necesidad de parpadear continuamente.
•Cansancio ocular.
•Dolor (de hecho, se considera un síndrome de dolor crónico).
•Molestia al usar lentes de contacto.

¿Qué me puede desencadenar el síndrome del ojo seco?

La doctora Margarita Calonge apunta estos factores que causarían la enfermedad “en las personas con predisposición genética”.
•Estar mucho tiempo en un ambiente adverso (con humo de tabaco, contaminación, ventiladores o demasiado seco, por ejemplo).
•Algunos medicamentos que reducen la secreción lagrimal o afectan a las hormonas: diuréticos, beta bloqueadores, antihistamínicos, calmantes, anticonceptivos, ansiolíticos, antidepresivos, tiroideos, calmantes…
•Enfermedades como la diabetes, o víricas como el herpes zóster, asociadas a una menor sensibilidad de la córnea. También enfermedades autoinmunes como el lupus.
•Abuso de las lentes de contacto.
•Hay evidencias de que una alimentación pobre en Omega 3 está relacionada con esta dolencia.
•Haberse sometido a cirugía refractiva corneal (LASIK).
•Cambios hormonales.
•La edad avanzada. Con los años, el cuerpo baja la producción de lágrimas
http://www.mujerhoy.com/Salud/consulta/Lagrimas-para-sano-719201032013.html

Comparto esta información sobre las lágrimas y su importancia en un ojo sano porque hay muchas dolencias que sufrimos en los ojos y no sabemos que se deben a la falta de lubricación de los ojos… yo por ejemplo sufria intensos dolores de cabeza y se debía a que tengo el ojo seco…una vez diagnosticado tengo que aplicarme lágrimas artificiales “viscofresh” que por cierto es uno de los productos farmacéuticos que han retirado de la Seguridad Social y para que te lo cubra ahora,tienes que tener un informe del Oftalmólogo diciendo que padeces el Sindrome de Sjogrem.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: