Romance de los Hermanos Carvajales

SAM_1936

 

MARTOS

Yo desde pequeña he oído hablar de los Hermanos Carvajales, pero no conocia  el romance. Aquí abajo os facilito el romance íntegro (tiene fragmentos en castellano antiguo)

Valame Nuestra Señora
que dicen de la Ribera,
donde el buen rey don Fernando
tuvo la su cuarentena
Dende el Miércoles corvillo
hasta el Jueves de la cena
el rey no afeitó su barba
ni se lavó su cabeza;
una silla era su cama
un canto su cabecera;
cuarenta pobres comían
cada día a la su mesa:
de lo que a los probres sobra
el rey hacía su cena;
con vara de oro en mano
bien hace servir su mesa.
Dícenle sus caballeros
de había de tener la fiesta:
A Jaén dice, señores,
con mi señora la reina
En Jaén tuvo la pascua
y en Martos el cabodaño.
Pártese para Alcaudete,
ese castillo nombrado.
El pie tiene en el escribo,
aún no había descabalgado,
cuando le daban querella
de dos hombres hijosdalgo,
y dábanle la querella
dos hombres como villanos:
Justicia, justicia, el rey,
pues que somos tus vasallos,
de Don Pedro Caravajal
y don Rodrigo su hermano,
que nos corren nuestras tierras
y nos roban nuestro campo,
fuérzannos nuestras mujeres
a tuerto y desaguisado
y cómnenos la cebada:
no nos quieren pagar.
Hacen otras desverquenzas
que era verguenza contallo.
Yo haré de ellos justicia;
tornáos a vuestro ganado.
Manda pregonar el rey
y por todo su reinado,
que cualquier que los hallase
le darían un buen hallazgo.
Hallólos el almirante
allá en Medina del Campo,
comprando muy ricas armas,
jaeces para sus caballos,
para ir a ver el pregón
que buen rey había dado.
Presos,presos, caballeros,
presos,presos,hijosdalgo.
No por vos, el almirante,
si de otro no es mandado.
Sed presos, los caballeros,
que del rey traigo mandado.
Pues así es, el almirante
plácenos de muy bien grado.
Por las sus jornadas ciertas
a Jaén habían llegado.
Manténgase Dios, el rey.
Mal vengades, hijosdalgo.
Mandóles cortar los pies,
mandólos cortar las manos
y mandólos despeñar
de aquella peña de Martos.
Alli habló el menor de ellos,
el menor y más osado:
¿Por qué nos matas, el rey,
siendo tan mal informado?
Pues quejámonos de ti
al Juez que es soberano,
que dentro de treinta días
con nosotros seas en plazo;
y ponemos por testigos
a san Pedro y a san Pablo,
ponemos por testimonio
al apóstol Santiago.
Y sin más poder decir
mueren estos hijosdalgo.
Antes de los treinta días
maló esta el rey don Fernando,
el cuerpo cara oriente
y la candela en la mano.
Asi fallesció su alteza,
de esta manera citado.

http://www.martosaldia.es/2007/02/23/romance-de-los-carvajales/

4 responses to this post.

  1. Posted by JUAN J. on 5 octubre, 2014 at 23:55

    Hola Esperanza, he leído el romance , que me comentaste y de verdad me ha gustado, desconocía esta historia de tu pueblo, siempre es interesante conocer sobre todo temas de ámbito cultural, que nos enriquecen ,sobre todo en esta época ,en que la creatividad, no se percibe y no dan ejemplo, quienes debieran hacerlo, creo que tu blog es muy interesante y muy bien diseñado, un saludo

    Responder

    • Muchs gracias Juan J. por visitarnos, me alegra mucho que te guste el romance de los Hermanos Carvajales de Martos y que te parezcan interesantes las cositas que comparto por aquí….no sabes la ilusión que me ha hecho ver tu comentario, cuando quieras ya sabes donde estamos la pena es que últimamente no puedo dedicarle todo el tiempo que me gustaría pero aún así procuro responder a vuestros comentarios.

      Gracias otra vez y un abrazo

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: